DÍA SIN IVA: LA CRÓNICA DE CÓMO POR UN DESCUENTO PUEDE PELIGRAR LA VIDA



Todos los países que han visto estallar el coronavirus tienen un día que lamentar. El 19 de junio podría ser el de Colombia. "El virus nos lo va a cobrar. Esta imprudencia masiva va a tener costo", advierte un experto.

En todos los países del mundo en los que el coronavirus estalló de manera estrepitosa hay un día que todos recuerdan. Y que todavía les pesa. El de España fue el 8 de marzo. Para esa fecha estaba convocada una marcha del Día de la Mujer. Los expertos médicos pidieron frenarla. La covid-19 ya avanzaba de manera silenciosa por Madrid y el riesgo de que miles se aglomeraran era una verdad de a puño.

Sin embargo, el Gobierno no solo no escuchó esas advertencias, sino que convocó a esa cita. 9.000 asistentes se congreraron en un recinto cerrado y 120.000 personas salieron a las calles. El resultado es conocido por el mundo entero. Días después Madrid entró en crisis. Incluso altos miembros de la política española adquirieron allí el virus, entre los que estuvieron la ministra de Igualdad, Irene Montero, la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, y el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith.

Italia también tiene su día. De hecho, suele ser la explicación de por qué en el norte de ese país el coronavirus se expandió con una fuerza inmisericorde. Un juego de 90 minutos parece ser la razón: Atalanta vs. Valencia. Se trataba de una fecha de la Champions League que no se canceló. "Fue una bomba biológica. El paciente uno apareció el 23 de febrero. Si es verdad que el virus ya circulaba, es muy probable que los 40.000 bergamascos que fueron al estadio de San Siro se contagiaran. Nadie sabía que el virus estaba entre nosotros. Muchos se juntaron para ver el partido en grupos y esa noche se aceleraron mucho los contactos, algunos que ya tenían el virus se lo pasaron a otros", afirmó sobre ese juego Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo, el epicentro del virus.

Los colombianos lo recuerdan porque ese día Duván Zapata hizo un juego para recordar. El periodista que fue a cubrir el partido desde Valencia fue el paciente cero que llevó el virus a su ciudad natal.

Todo apunta a que Colombia también tendrá esa fecha: el 19 de junio, el día sin IVA. Desde horas de la mañana, las redes sociales estallaron en comentarios de rechazo y de indignación contra las miles de personas que se han agolpado en las tiendas para aprovechar los descuentos. Es probable que en los próximos días las autoridades sanitarias confirmen lo inevitable: que esas aglomeraciones tendrán un impacto indeleble e irreversible en la expansión del coronavirus en Colombia.

No eran las 8 de la mañana y el ministro de Salud, Fernando Ruiz, ya estaba clamando para frenar esa desbandada. El funcionario, que tiene a cargo la díficil labor de dirigir la labor médica del país en la pandemia, invitó a los colombianos a comprar, pero por Internet, para "así reducir la posibilidad del contacto físico". Recordó que los establecimientos de comercio tenían la responsabilidad de garantizar las medidas de bioseguridad y los usuarios cumplir con las normas de distanciamiento social.

En muchos lugares del país eso no sucedió. La situación se salió de control en varios puntos. Uno de ellos fue en Alkosto Cali. La Secretaría de Seguridad de esa ciudad ordenó cerrar el almacén, ubicado al sur de la ciudad, debido a la alta aglomeración de compradores que llegaron muy temprano a ese lugar, ubicado en la Avenida Pasoancho, muy cerca del barrio El Ingenio, hasta donde llegaban las gigantescas filas. La imagen se repitió en varias ciudades.

La alcaldesa Claudia López fue la primera alta funcionaria en despacharse contra esa irresponsabilidad epimediológica. "El Gobierno Nacional, que no ha cumplido con la entrega de un solo ventilador UCI, provoca hoy mayor aglomeración en Bogotá. Sitios cerrados sin buena ventilación son los de mayor riesgo de contagio. ¿Subir las ventas y bajar las vidas?", escribió en Twitter. También compartió imágenes de otras ciudades en las que se veían los supermercados a reventar y advirtió que si eso llegaba a suceder en Bogotá, cerraría esos establecimientos.

Lo cumplió. Para el mediodía, el secretario Luis Ernesto Gómez anunció el primer cierre. "Por incumplimiento de medidas de bioseguridad y falta de control de aglomeraciones y distanciamiento en ingresos procedemos con la suspensión temporal y cierre del almacén Alkosto de Venecia. No hay descuento que valga la vida", dijo. En Pererira, Floridablanca, Medellin y otros 34 puntos del país se presentaron escenas similares.

El presidente Duque, autor de esa iniciativa para reactivar el comercio, tuvo que salir a pedir mesura. "Primer día sin IVA es un paso para reactivación gradual de la economía. Los invito a usar medios electrónicos, pero si salen, cumplan protocolos: distanciamiento, uso de tapabocas, atender medidas de autoridades y comercios. Disciplina y autocuidado. Es responsabilidad de todos", señaló el mandatario.

De acuerdo con cifras de la Policía, citadas por el ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, durante la jornada se han presentado aglomeraciones (con más 80 mil personas) que fueron intervenidas por las autoridades locales. "Somos conscientes del cumplimiento de los protocolos y la disciplina necesaria. Estamos en medio de una pandemia, en la que debemos cuidar la vida de los colombianos (...), pero también debemos cuidar del empleo de los colombianos", indicó Restrepo.

Por incumplimiento de medidas de bioseguridad y falta de control de aglomeraciones y distanciamiento en ingresos procedemos con la suspensión temporal y cierre del almacén Alkosto de Venecia.

No hay descuento que valga la vida.

Una fase nueva y peligrosa

Justo este viernes la OMS hizo un anuncio que generó miedo. "El mundo entró en una fase nueva y peligrosa. Mucha gente está evidentemente cansada de quedarse en casa. Los países están deseosos de reabrir su sociedad y su economía", declaró el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El coronavirus avanza en forma inexorable y el número de fallecidos se multiplicó por dos en un mes y medio. Desde que se detectó en China en diciembre ha contagiado a más de 8,5 millones de personas en el planeta.

En Colombia, los epidemiologos han explicado que el país vive un momento de crecimiento de la curva y que podría llegar en las próximas semanas al pico de esta enfermedad, es decir, al momento en que se producen más contagios y más necesidad de miles de acudir a los sistemas de salud. Se sabe desde el comienzo que si existe un contagio masivo, no alcanzará la infraestructura hospitalaria para atender a los enfermos, como ya ha pasado en los países potencia del mundo como Estados Unidos, Italia, España y Francia.

Colombia arrancó con 5.349 camas UCI y los esfuerzos por crecer esa capacidad han sido importantes, pero todavía son insuficientes. Actualmente tiene 6.799 y aspira a llegar a 10.000 para el pico de la pandemia. A corte del 16 de junio el país registró el 52 % de ocupación de camas UCI. Esa cifra es mucho más alta en otros lugares como Bogotá, que tiene el 59 %, o Barranquilla, que ya entró en alerta porque superó el 80 %. El 18 de junio, un día antes de esta jornada, el país había registrado las peores cifras en 24 horas desde que inició la pandemia en Colombia: el total de contagios se elevó a 60.217, con 35.587 casos activos.

Por esa razón, las imágenes de las aglomeraciones generan desesperanza. En redes ya circulan todo tipo de memes. "Con éxito arrancó el Covid Friday en grandes almacenes de Colombia", trinó la cuenta Actualidad Panamericana. "El día sin IVA terminará siendo el día sin UCI", fue otro de los apuntes del viernes. El médico Álvaro Ruiz, experto en el manejo epidemiologico de esta enfermedad, asegura que no existe una explicación lógica para lo que sucedió. "La gente bajó la guardia y el Gobierno también", agregó. El galeno dice que "ver esa locura de gente amontonada, sin protección ni distancia social, con el tapabocas en el cuello, sin pensar en ellos mismos o en sus familiares, simplemente es triste. El virus nos lo va a cobrar. Esta imprudencia masiva va a tener costo", señala el experto.

El presidente Duque salió a las críticas de la jornada en la tarde en su programa diario. "Como país no debemos preguntarnos si hay un error quién es el culpable. Es como lo resolvemos coléctivamente. Saldremos adelante si dejamos atrás esos criterios de dejar de señalarnos. Todos estamos en un proceso de adapatación", pidió el mandatario. Agregó que hay que tener consciencia de que el virus se quedará por un largo periodo de tiempo y por eso, es necesario aprender a convivir con las mayores medidas de precaución frente a esa enfermedad.

La alcaldesa Claudia López también envío un mensaje al cierre de la jornada. "Equivocarse es de humanos. Corregir es de sabios", escribió en Twitter. Junto al mensaje publicó un video en el que crítica duramente a la Casa de Nariño. "Todos los estudios epidemiológicos indican que lo que tenemos que hacer es evitar aglomeraciones en sitios cerrados con poca ventilación...Es cuestión de tener lógica, es cuestión de tener prioridad. Más vale la vida que la plata. La vida no tiene ningún descuento", agregó la alcaldesa. Invitó a repetir la jornada, en los dos días que faltan, solo con ventas por internet.

Más allá de ese contrapunteo político el día sin IVA dejó algo claro. Aunque la reactivación del comercio debe ser también un objetivo esencial, pues muchos colombianos viven otra tragedia por cuenta de las consecuencias económicas que ha tenido la cuarentena, este deseo no debería poner en riesgo los esfuerzos que ha hecho el país para contener la pandemia.

Fuente: https://www.semana.com/nacion/articulo/dia-sin-iva-la-cronica-de-como-por-un-descuento-puede-peligrar-la-vida/680776

© Pandora: Leyendo la Realidad
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis!